El beso

En saber mas sobre el beso por un sexólogo

El boca a boca volvió a la vida a muchos seres humanos y el beso hizo nacer muchísimos deseos pero ni uno ni otro pueden compararse en cuanto a su tecnicidad.

Desde hace más de 25 años que consulto en sexologia, todavía me sorprenden mucho las numerosas preguntas cuyas respuestas me parecían evidentes y que para mí no necesitaban ninguna explicación técnica entre las cuales « ¿Cómo besar bien a su pareja ? »

Este tipo de preguntas es todavía más frecuente en el Internet que en consulta, ya que se puede hacer esas preguntas conservando el anónimo. Aunque este artículo pueda parecerles a algunos un poco ridículo, he aquí algunos consejos que podrán serles utiles a algunos jóvenes, ya que piden consejo.

El beso desempeña un papel muy importante en la vida amorosa e incluso muchos hombres y mujeres dicen que los besos son tan excitantes como las caricias y muchas veces determinantes, antes de seguir adelante en el acto sexual. Muchas mujeres me dijeron que no podían pensar en acostarse con una pareja que besa o acaricia mal.

El arte del beso podría dar lugar a decenas de páginas escritas, pero para resumir un poco he aquí lo que me parece importante saber, así que los errores que debe usted evitar.

¿Cómo besar bien su pareja?

En el arte del beso, tres nociones son esenciales : el tempo (ritmo), la delicadeza o la fuerza con la cual besa a su pareja, y por fin la duración del beso. De hecho, esos tres parámetros se conjugan juntos; así, me parece más util considerarlos en una progresión temporal del primer beso hasta el acto sexual en si.

Siempre hay que empezar con besitos, suaves, delicados. Los besos se dan con la boca cerrada, labios contra labios, sin darse prisa, tratando de dominar la emoción que procuran.

En función de la receptividad de la pareja se puede seguir con una fase un poco más sensual, entreabriendo sus labios, chupando o aspirando ligeramente el labio superior o inferior de su pareja entre sus propios labios; eso resultará tanto más agradable cunto más pulposos son los labios. Aprenda a soborear los labios de su pareja dominando su emoción y su excitación.

Si se siente usted en harmonía con su pareja, podrá apoyar un poco más sus besos, haciéndolos más largos antes de abrir un poco la boca para jugar con sus labios, siempre con dulzura y delicadeza.

En esta fase, sólo se introduce la punta de la lengua en la boca de la pareja. Es por cierto cada vez más difícil dominar su excitación y controlar su ardor; le gustaría besar a su pareja con más fuerza aún; sin embargo, prolongue esa fase lo más posible y siga haciendo esfuerzos para dominar su excitación.

Si las dos primeras fases fueron perfectamente dominadas, sin demasiado excitación y durante bastante tiempo para que el deseo se su pareja también sea muy fuerte, entonces abandónense. Abren un poco más la boca, den besos apoyados y largos, peguen las lenguas una contra otra, mezclen las salivas.

Arte del beso

En resumidas cuentas, es de recordar esto: prolongue lo más posible la fase de degustación de los labios de su pareja, con dulzura y delicadeza para que nazca un deseo recíproco. Tiene que aprender como puede crecer su deseo en forma de sierra; es decir alternando fases de acalmía con fases más fogosas. Guarde el control, tome el tiempo antes de dejarse invadir por la excitación y el placer.

Ver también

Preguntas Respuestas

Dossier