Lencería sexy o lencería de seducción

La lencería sexy, tanto para el hombre como la mujer, tiene sin duda una connotación erótica y juega a menudo un rol en la seducción de la pareja. Las ligas, los corpiños o las tangas sugieren más que lo que muestran. El porte de la lencería femenina, fina o sexy, hace parte de los fantasmas masculinos lo que se convierte en un excitante innegable para los hombres.

Para la mujer, la lencería es un medio de meter en valor su cuerpo y de sentirse se deseable. Igualmente si la mayor parte de mujeres opta por el confort cotidiano, son numerosas las que les gusta llevar lencería sexy en los momentos íntimos: corsés, tanga, boxer, bodies, etc... Esta lencería sexy puede adornarse de encajes, cintas, mallas de rejillas, pudiéndose declinar en negro fatal, blanco virginal, rojo sensual, rosa sexy. La gama a escoger es amplia en materia de lencería…

Ofrecer lencería a su pareja es buena idea como regalo ya que permite crear una complicidad entre los dos, al mismo tiempo que añade un poco de pimienta en la relación, abriendo una puerta a los fantasmas eróticos.

Hay que anotar que la lencería ya no está reservada exclusivamente a la parte femenina, la mujer empieza a democratizarse viéndose en numerosas tiendas de internet las cuales florecen proponiendo lencería sexy masculina para esos señores que tengan ganas de seducir.

¡La lencería sexy es una buena idea para los regalos de aniversarios, les fiestas y sobre todo para San Valentín!